Besos en el arte

 "The Kiss" de Gustav Klimt

Para muchos, el beso más icónico de la historia del arte. Se cree que representa al artista encerrado en un abrazo erótico con su amante Emilie Flöge. Debido a la gran cantidad de color dorado utilizado para crear esta pintura, la obra, a menudo, se vincula a las imágenes de íconos religiosos.

El beso de Briseis

 Es una escena con Erastés y Erómeno en el tondo de una copa ática atribuida a Briseis, ca. 480 a.C. Expresa la belleza del amor sin importar épocas ni género.