Un rincón francés que conquista a Lima

“Para un francés, hacer crepes es una tradición. Todas las familias lo hacen. Es parte de nuestra cultura, cada uno tiene su forma favorita de doblarlos, incluso los niños los hacen en sus casas”, cuenta con nostalgia Samantha Lafosse-Marin.

Samantha llegó al Perú en el 2008, y decidió quedarse. Fundó el primer local de su crepería, Beso Francés, en el 2010, en el Boulevard de Asia, el cual ya no existe, pero cuenta actualmente con 9 locales que han cautivado a Lima.

Un rincón francés en lima

El objetivo de Samantha es ofrecer al público peruano “un pedacito de Francia”, una experiencia auténtica de gastronomía europea con técnica y sabores clásicos. La carta de Beso Francés está dividida en tres; crepes salados, crepes dulces y sándwiches. Cuenta con clásicos como los preparados con manjar, fudge, plátano o fresas. Pero otros, como el de pecanas con nutella o algo tan simple como el de azúcar y mantequilla, son una agradable sorpresa.

Samantha pone un cuidado muy especial en los insumos. El roast beef de sus sándwiches y crepes viene de Osso, de Renzo Garibaldi; el pan es especialmente preparado por Pastipan, el queso que emplea viene de Oxapampa y trae su café de Jaén, en Cajamarca.

Por su parte “los sándwiches son muy especiales porque todo se hace a la francesa. Sumergimos el pan en huevo y lo tostamos en la plancha”, indica Samanta. En Beso Francés, todo se sirve al paso, la idea es que cada quien pueda adquirir su crepe o sándwich favorito mientras disfruta de un paseo, o bien, también se puede disfrutar de un ambiente totalmente romántico.

Fuente: Publimetro

Deja un comentario